miércoles 06, mayo 2015 | Actualizado 20:34 (hace )
Buenos Aires
T 13°C
H 43%

La historia de Renzo: dos años de lucha y esperanza

El pequeño correntino resiste. Por problemas cardíacos esperó un trasplante que llegó hace días pero su cuerpo no lo compatibilizó.

La historia de Renzo: dos años de lucha y esperanza

El pequeño Renzo Antonelli tiene apenas dos años de edad, los que le tocó vivir superando obstáculos con su familia. Día a día, se enfrentan al miedo y lo vencen.


Poco antes de que nazca Renzo, sus papás se enteraron que sufría una miocardiopatía, enfermedad del músculo cardíaco que puede generar paros sorpresivos.

 

Oriundos de Corrientes, Belén Ramos (24) y Haroldo Antonelli (27), padres de Renzo y Valentín, de seis años, tuvieron que dejar su provincia para venir a Buenos Aires donde su bebé podía continuar el tratamiento que había comenzado en el Instituto de Cardiología de Corrientes.

 

Ambos padres dejaron sus trabajos para traer a Renzo al Hospital Garrahan donde el pequeño fue conectado a un corazón artificial y ,a su vez, se lo incluyó en la lista de espera de donantes del Instituto Nacional de Donación de Órganos (Incucai).

 

En noviembre de 2012, la familia venida de Corrientes con fuerza y esperanza transitó un duro momento cuando su hijo menor sufrió un accidente cerebrovascular (ACV), esto le provocó una disminución en la audición y en la vista, pero gracias a la rehabilitación pudo recuperarse.

 

El domingo 2 de junio el país se alegró al enterarse que había un corazón para él. Tras una operación que duró 14 horas, Renzo tuvo su corazón.


Aún faltaba lo peor, Renzo debía atravesar los siguientes tres días críticos que definirían la evolución de su salud.

 

Lamentablemente, en el día de ayer, Renzo volvió a figurar en la lista del Incucai porque necesita otro corazón, según informaron sus padres el órgano no habría compatibilizado totalmente con el organismo del niño correntino.

 

A pesar de los obstáculos Renzo y su familia se mantienen positivos a la espera de otra donación.

Dejá tu comentario
Ir a versión Web