martes 18, diciembre 2018 | Actualizado 16:53 (hace )
Buenos Aires
T 20°C
H 68%

"Soy pasional como el tango"

Mora Godoy enfrenta el mayor desafío de su carrera artística.

Soy pasional como el tango

Paseó su talento y la ovacionaron en lugares tan remotos y con una cultura tan distinta a la nuestra, como Rusia y China, pero Mora Godoy (38) aún siente que en su propia tierra todavía no le llegó el reconocimiento del que goza en el resto del mundo. Acaso esa, aunque ella no lo reconozca abiertamente, haya sido una de las razones que la movilizaron para embarcarse en la producción de "Chantecler Tango", el musical de tango que estrenará el próximo 13 de abril, en el teatro Presidente Alvear, y que, a priori, constituye el proyecto más ambicioso que ha desarrollado a lo largo de su exitosa carrera artística. "Hace como tres años que estoy gestando la idea, y se da justo a una década del estreno de ´Tanguera´, mi primer musical y el primero con historia de tango que se hizo de la Argentina hacia el mundo. Es un espectáculo con nivel internacional en bailarines, con puesta internacional y una escenografía que no tiene nada que envidiarle a las de Broadway", asegura la bailarina, quien siente que se debía a la realización del mismo porque era una necesidad personal, como una deuda interna".

Basado en la historia de ese histórico reducto de Paraná y Corrientes, el show (que cuenta con el apoyo de Hernán Lombardi, ministro de Cultura porteño), recorre a través del recuerdo de Ángel Santos Carreño, el famoso "príncipe cubano" que era el mejor amigo de D´Arienzo, y oficiaba de presentador, la época dorada del 2x4, yendo todo el tiempo del pasado al presente con una fusión de estilos que incluye jazz, foxtrot y tango electrónico, entre otras variaciones. "El tango es todo, y lo van a ver diferenciado", explica quien protagoniza el espectáculo junto a su hermano Horacio. "Para mí es muy especial trabajar al lado de él. Es un apasionado de esto, tiene 17.000 grabaciones que hace años viene cuidando, regrabando, limpiando y remasterizando. La selección musical es prácticamente suya", aclara.

Sin embargo, compartir escenario con él no es el único lujo que se permite en esta apuesta de primer nivel, donde ella es directora general y principal figura, ya que la confección de los alrededor de 120 trajes que se verán en escena recae en manos de Cecilia Monti, la vestuarista de "El secreto de sus ojos", y la dirección está a cargo del inglés Stephen Rayne, de lo mejor a nivel mundial.

"Siento mucha expectativa, estoy muy contenta y ansiosa por empezar. Es un sueño que se va a terminar de hacer realidad cuando estrenemos", concluye sobre las sensaciones que la invaden a dos meses de levantar el telón.

Mientras continúa con los ensayos, Mora aprovecha para hacer un "racconto" de lo que ha sido su carrera hasta ahora. "A veces me paro en las puertas de los teatros, miro sus marquesinas, me detengo en las salas cuando están vacías, y tengo la sensación de estar soñando mientras vivo el presente. Y pienso el camino que recorrí, cómo hice para estar acá", reflexiona, y, con el aval que le dan tantos años en esto, le permite reconocerse como una suerte de embajadora itinerante de nuestra cultura.

"Siento que llevo nuestro arte por todo el mundo, lo cual es un placer para mí", comenta orgullosa.

Pese a que ya ha dado varias veces la vuelta al mundo, la artista se sigue asombrando con el magnetismo que su danza despìerta en los lugares más recónditos del planeta. "Lo que siempre me sorprende es la cantidad de público que va en el extranjero, lo grandes que son los teatros y la repercusión que tiene el tango. Me asombra que en lugares como Siberia, China o Rusia se vuelvan tan locos", sostiene, y no hace falta tener la bola de cristal para adivinar qué es lo que más añora cuando está afuera. "A mi hija -Bianca (4)-, la extraño mucho, es como un puñal que me atraviesa", admite, y reconoce que le encantaría viajar con ella a Disney para compensar, de alguna manera, todas las horas que los viajes y los ensayos le impiden estar junto a ella.

En pareja desde hace casi un año, Godoy bromea al decir que el desamor que rige muchas de las letras de tango, en ella no tiene cabida.

"Estoy muy contenida, me apoya muchísimo, y con la nena es un amor de persona", destaca sobre esa relación que, aunque marcha viento en popa, por ahora los encuentra en casas separadas. Sin embargo, con lo que sí se identifica claramente es con la pasión que caracteriza esa danza que comenzó a abrazar cuando estudiaba en el Teatro Colón y escuchaba a Piazzolla, porque sentía que "era música clásica tocada en tres minutos".

"Soy muy sanguínea, todo lo vivo con pasión", sentencia. En definitiva, una manera de vivir y sentir la vida que ella traslada al escenario, y el público (para ella el mejor termómetro para medir la calidad de sus espectáculos), podrá disfrutar nuevamente a partir del próximo 13 de abril.
Dejá tu comentario
Ir a versión Web