lunes 22, enero 2018 | Actualizado 01:33 (hace )
Buenos Aires
T 20°C
H 68%

Quiebra de Reduce Fat Fast: cuáles son los riesgos de las pastillas que prometen adelgazar

El dueño de la famosa marca Reduce Fat Fast en la quiebra luego de que Colombia le aplicara una multa millonaria.

Quiebra de Reduce Fat Fast: cuáles son los riesgos de las pastillas que prometen adelgazar

Las pastillas "Reduce Reduce Fat Fast" se hicieron famosas de la mano de su creador, Jorge Hané, y de sus publicidades con la modelo Marcela Brane. Sin embargo, ese éxito se volvió en su peor enemigo: en febrero de 2016 la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia ratificó una multa a Jorge Hané Laboratories Colombia por 709 millones de pesos colombianos (más de 245 mil dólares). Fue el principio del fin para su empresa, de acuerdo con TN.


Hay que tener cuidado con los efectos que pueden provocar en el organismo. Es importante saber que muchas pastillas para adelgazar no están debidamente reguladas por ninguna institución, y además, algunas empresas que comercializan productos de este tipo han sido sancionadas por publicidad engañosa en diferentes lugares del mundo.


En Argentina, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), que depende del Ministerio de Salud de la Nación, colabora en la protección de la salud humana, garantizando que los medicamentos y dispositivos médicos a disposición de los ciudadanos sean eficientes (cumplan su objetivo terapéutico y nutricional), seguros y de calidad.

Las pastillas para adelgazar no se encuentran entre los productos regulados por ANMAT, pero sí los suplementos dietarios.


La Licenciada en Nutrición, Belén Deffelippo (MN 8076), explica que un suplemento dietario o nutroterápico, es un complemento nutricional que se indica cuando una persona carece de ciertos nutrientes para el correcto funcionamiento de organismo, por eso, existen suplementos dietarios proteicos (solo proteínas), vitamínicos (sólo vitaminas) o completos.


La licenciada explica que consumir menos energía de la que ingerimos, muchas veces alcanza para bajar de peso. La forma indicada es hacerlo de manera natural, con un plan de alimentación adecuado y acorde a las características y estilo de vida del paciente, y además, previo apto médico, realizar actividad física que representa el 50% del descenso de peso.


Si un paciente manifiesta la imposibilidad de bajar de peso de manera natural, habrá que averiguar si el impedimento está basado en otro tipo de problemas, como hormonales, psiquiátricos o de ansiedad, y en ese caso quizá deba tomar pastillas, pero no para adelgazar, por ejemplo para regular el funcionamiento de la tiroides, aclara Deffelippo.


Existen productos de venta libre que ofrecen reducir peso de manera rápida, pero por lo general, contienen quemadores de grasa que tienen metales pesados. Esos metales pueden generar problemas en el riñón o el hígado.


Por su parte, Diego Sívori (M.N. 4.870), Licenciado en Nutrición, cuenta que un alto porcentaje de sus pacientes son personas que probaron pastillas para adelgazar y llegan al consultorio con el efecto rebote, porque no se trabajó sobre los cambios de hábitos y del entorno. Con estos pacientes se trabaja en conjunto con endocrinólogos y a nivel terapéutico, para paliar el hambre y bajar la ansiedad, con estrategias educativas y generando una alimentación que aporte saciedad sin incorporar demasiada energía.


El efecto rebote, explica Sívori, sucede cuando una persona que utilizó sustancias anorexígenas para bajar de peso, deja de tomarlas, así, no sólo recupera los kilos que había perdido sino que vuelve a comer con más voracidad. Esto sucede porque, al igual que una droga, produce el síndrome de abstinencia.


Un anorexígeno es una sustancia supresora o depresora del apetito. Algunos medicamentos como antidepresivos o antimigrañosos, que se venden con prescripción médica, tienen como efecto secundario disminuir los niveles de apetito.


Pero, muchos productos que se venden como pastillas para adelgazar inocuas, están compuestas de sustancias anorexígenas, hoy prohibidas, como diuréticos o la hormona tiroidea, que reemplaza la función de la tiroides, encargada del metabolismo energético.


Las pastillas para adelgazar quitan el hambre a nivel cerebral, aumentan el metabolismo energético del cuerpo (hacen gastar más energía) y estimulan la eliminación de líquidos.

Efectos de las pastillas para adelgazar


• Problemas digestivos. Contienen bloqueadores de grasa que disminuyen la absorción de nutrientes, lo que puede producir diarrea, dolores abdominales o inflamación del estómago.


• Problemas cardiovasculares. Contienen componentes estimulantes no avalados que aumentan el riesgo de ataques cardíacos y de sufrir accidentes cardiovasculares.


• Deshidratación. Contienen diuréticos que causan la pérdida de agua del cuerpo a través de la orina, perdiendo además minerales importantes como el potasio principal responsable de la contracción muscular.


• Hipertensión.

 

• Náuseas.

 

• Dolores de cabeza.

 

Cuenta Sívori que las consecuencias principales del consumo de pastillas para adelgazar son: la deshidratación, la pérdida de potasio y los problemas cardiovasculares.

 

Su consumo provocó la muerte de muchas personas, porque el mayor perjuicio es la pérdida de potasio por orina y la consecuente disminución de la contracción muscular. Al afectar la contracción del músculo miocardio, el corazón se para.


Una de las últimas sustancias utilizadas para adelgazar que prohibió la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos), es la sibutramina, un fármaco que quitaba el hambre produciendo efectos adversos sobre el aparato cardiovascular.


Actualmente, todos los anorexígenos y las sustancias que permiten la termogénesis (quemar grasas), están prohibidos.

Dejá tu comentario
Ir a versión Web